La rivalidad de Schumann

Como en toda disciplina artística que se precie, la música clásica también ha acogido a lo largo de su historia importantes y tensas disputas y rivalidades, de las cuales no ha escapado tampoco Robert Schumann, el músico que nos ocupa. Quizá el enfrentamiento más conocido y del que más se ha escrito y teorizado sea el que mantuvieron en el siglo dieciocho Wolfgang Amadeus Mozart y Antonio Salieri.

Y es que la figura y la obra impulsada por el compositor y pianista Robert Schumann fue uno de los ejes de la “Guerra de los románticos”. El trabajo de Schumann fue defendido de forma ferviente por músicos como Johannes Brahms, Joseph Joachim o Clara Schumann, su propia esposa, quienes conformaron el grueso del grupo conocido como “los conservadores de Leipzig”.

Tras la muerte de Schumann en 1856, sus partidarios, agrupados en torno a lo que representaba el Conservatorio de Leipzig .había sido fundado por Félix Mendelssohn y en él había impartido clases el propio Robert Schumann-, se afanaron por defender con uñas y dientes la valía del legado musical que dejaba.

En el otro bando conceptual se situaban los progresistas radicales pertenecientes a Weimar (Nueva Alemania). El muy virtuoso pianista Franz Liszt encabezó junto a Richard Wagner lo que sería conocido como Nueva Escuela Alemana. En esta corriente también se incluían compositores como Julius Reubke, Karl Klindworth, William Mason, Peter Cornelius Feñix Draeseke o Hans von Bülow, además del crítico Richard Pohl. Este grupo de artistas fue desarrollando una sensibilidad propia y estuvo reuniéndose durante algunos años, dando finalmente vida a la fundación Allgemeine Deutsche Musikverein. La música de Franz Liszt se convirtió en objeto de adoración de estos rupturistas.

Tanto los conservadores que evocaban a Schumann como los renovadores que adoraban a Liszt tenían como premisa recuperar el legado de Ludwig van Beethoven; pero unos lo veían como algo insuperable que no había que mover y otros como el punto de partida para seguir creando nuevas músicas.