Los consejos de Schumann

Schumann, con sus grandes dotes musicales, se preparó lo demasiado para encajar en la ola musical de los años 1800, siendo primero crítico musical alabando a grandes como Brahms, Chopin, Berlioz, Mendelssohn, etcétera, emite un compendio de consejos, para todos los músicos aprendices de la época, pero que hasta la fecha es de gran utilidad para todo músico que se jacte, de querer llegar a la altura, de algunos de estos celebres músicos.

Estos consejos no tienen un orden prioritario ya que todos son exactamente importantes, no hay primer consejo o último consejo, todos merecen la misma importancia.

  • Nunca toques música mala, e inclusive, tampoco la escuches, de ser posible.
  • Jamás los niños se nutrirán con dulces y golosinas, la verdadera nutrición es para el espíritu, así como la del cuerpo, no permitas una “desnutrición”, en los niños, hay muchas obras maestras con que alimentarlos.
  • No te debe de importar para quien toques, solo toca, como si te escuchara un maestro.
  • Tu instrumento siempre debe de estar perfectamente bien afinado, el que sea que toques.
  • Tendrás que ejercitar tu memoria, al grado de aprenderte la composición de memoria, así como la melodía que la envuelve.
  • Por ningún motivo, debes de tocar muy aprisa, y mucho menos muy lento, debe de crearse el balance la armonía y el compás.
  • Tendrás que poder ejecutar música con solo leerla, y así la comprenderás mejor
  • Si después de tus ensayos, estás cansado, dedícate a descansar, es preferible eso, que seguir sin ánimos y sin energía.
  • Pon esmero en llevar el compás, no puedes no poner atención especial en llevar el compás de cualquier melodía.
  • Si tuvieras que interpretar algún fragmento sin que antes lo conocieras, tomate tú tiempo para leerlo antes de ejecutar la pieza.
  • Debes de tener muy en claro las leyes fundamentales, de la armonía, es indispensable, que las cumplas rigurosamente.
  • No puedes tocar solo por tocar, debes de tener en mente, interpretar de una manera magistral, no te saltes notas, y no omitas nada, se te agradeceré a la larga.


Nunca te atrevas a cambiar ninguna composición, agregar o quitar elementos de interpretación, eso sería casi como deshonrar a la música, nunca lo hagas.