Schumann Bipolar

Mucho se habla de la locura de los grandes artistas o genios que ha dado el mundo, y si, en efecto, todos los grandes, han sufrido de trastornos mentales maniaco depresivas, o como hoy se le conoce a la bipolaridad, este mal lo adquieren todos, por la carga de crear desmesuradamente, y a todos los grandes ha afectado en pequeña o gran medida.

Schumann, no se salvó, al igual que, Poe, Wolf, Hemingway, Haendel Rossini, Hesse, Tchaikovski, etcétera, son demasiados los personajes, artísticos, que presentaron la locura, dentro de su vida, y dentro de toda la obra que crearon.

Se sabe que dentro de este padecimiento, se sufre, pero a la vez, es prácticamente requisito, para lograr lo que ellos lograron, destacar en sus artes, de una manera notable, engrandeciendo su potencial artístico.

Todas las teorías aplicadas al ramo artístico, coinciden en que este trastorno bipolar,  se aproxima a relacionar, la capacidad  enorme, de poder crear y poder mantener una constante de desarrollo artístico.

Schumann, estuvo toda su vida relacionada con este trastorno, sin dejar de sorprender a todos, por la capacidad intuitiva y de retención que mantenía, para la interpretación de obras, sumamente difíciles de recordar y de interpretar, dando por hecho, que sufrió del mal artístico, la depresión maniaca, en todos los sentidos y desde el mismo momento que inicia, a realizar las composiciones que lo consagraron.

Presentaba constantes cambios de humor, y constantes actitudes depresivas, sin que esto fuera impedimento para poder realizar una obra, catalogada de las mejores del mundo entero hasta la actualidad.

Schumann, no dejaba que nadie interfiriera, en sus emociones, siendo el único causante de todos sus trastornos mentales, y poseyendo autoritarismo, e inclusive despotismo para quienes lo rodeaban, manifestándose, como casi ser insuperable, y demasiado adelantado a su época, síntoma de todos los artistas que han llegado a tener esta enfermedad mental.

Una de las características de este trastorno, es parecer “descuidado”, en su persona, mal aseado y pareciera ser demasiado llamativo en otras ocasiones, todas estas características, las presento Schumann durante su vida, tenía fugas de ideas, y siempre irascible y suspicaz